Géminis y el Numero 3

:: Géminis y el Número 3 [ASTROLOGÍA]
Autor:  Pablo Telias
De la profundidad y de lo superficialFaltaban pocos días para mi cumpleaños y todavía no había tenido tiempo de ver cuál sería mi ascendente solar para ese año. Pensé  que era  raro  para un astrológo  con tantos años en el gremio, entonces, ya que suena raro -fijémonos- me dije a mí mismo. Al sentarme en la computadora , tuve un dejo, una leve sensación de que esto ya lo había vivido:  un 'deja vouz' . Inicié  el programa de cálculos,  abrí mi carta y tipié los datos para obtener la revolución solar de ese año . El resultado fue inmediato y contundente: ascendente en géminis. Cuando leo o escucho hablar de géminis siempre da la sensación de que su energía pertence a una jerarquía ontológica menor, superficial, lúdico, bla bla bla. -¿Ascendente en géminis?- me preguntaba -No recuerdo haber tenido otro en mi vida-La pregunta crecía en mi interior- ¿Qué significa un ascendente solar en géminis?- .  Sentí durante unos interminables minutos la imposibilidad de contestarla y, esta dificultad,  trajo a mi mente  el  recuerdo  de la cantidad de  veces  que  los alumnos  me preguntaban  al salir de la  clase:  -¿ Y Pablo,  qué significa un ascendente de revolución solar en tal ?_ y  yo con una sonrisa  (tengo mercurio en libra )   les contestaba que como no eran  los temas que estábamos viendo en ese momento los iba a confundir más ,etc. Claro, también tengo Plutón en 1 (un alto porcentaje de manipulación... ). Pero hoy  el que pregunta eso  soy yo y no encuentro la respuesta.  También me interrogo sino será que de tanto evadir la pregunta, me olvidé lo que significan ciertas nociones ,o que, tal vez, no respondía porque no lo sabía , o  lo sabía pero no encontraba las palabras... -¡Eureka !-grité con viva voz en medio de un ascensor : ahora entiendo  el tema de las preguntas. Sócrates preguntaba todo el tiempo a los que, supuestamente, sabían de justicia, de política ,etc.  y lograba demostrarles que en realidad  no sabían nada. El concepto de sabiduría es un tanto inasible ya que, como en el caso de Sócrates, él es el que queda en el lugar del sabio -como lo  anunció el Oráculo de Delfos -  por su actitud inocente, del niño que no sabe y pregunta, o sea, el famoso 'solo sé que no se nada'. El poder hablar de ello o no  son  significadores geminianos.  Me sentía Robert Langdon,  el experto en símbolos del código Da Vinci, descifrando mis propios códigos  y, al hacerlo, había llegado a otra comprensión de mí mismo, comprensión que me generaba tantas o más  preguntas que antes. Me acababa de 'devorar' esa semana un libro de simbología y representaciones colectivas, otro de la historia de las matemáticas y otro más sobre  cómo operar con acciones de alta volatilidad en el Nasaq: todo se iba entrelazando... Géminis es el signo que tiene que ver con la lectura, con las relaciones; es el número tres y sintetiza de manera trinitaria al 1. En varias concepciones religiosas el tres es expresión del 1, me refiero a una sustancia primordial que es conocida solo a través de lo múltiple. Para Platón el alma es tripartita  y para Freud la estructura de la personalidad, la Psyche (alma en griego) tiene también tres partes: ello, yo y superyo. Hermes, dios geminiano, es el tres veces grande para la tradición hermética. En la mayoría de los libros  de historia se explica el fenómeno griego, más que nada ateniense, pilar de la cultura occidental, como un milagro y me parece que gran parte del milagro fue, en realidad,  su actitud geminana de estar abierta a lo que no conocía y de establecer  múltiples relaciones con los fenicios, egipcios y persas. Más geminiana aún, ya que dichas relaciones de intercambio no se limitaban únicamente a lo comercial sino que abarcaban también matemáticas, astronomía, sistema de escrituras, dioses, etc... - Por un momento me imaginé caminando por el ágoraescuchando a  aquellos sabios (sagitario),  enseñando  y aprendiendo-. Uf! bueno, esto es un ejemplo de un viaje corto: muchas relaciones en poco tiempo y  sin haber tomado nada. ¿Qué quiero decir?,  que  tantas  cosas al mismo tiempo, tanta búsqueda de saber, son  sin duda manifestaciones claras de esta energía que, como todo estudiante de astrología básico, sabe que géminis es vínculo, relación, palabra, que tiene correspondencia con la 3er casa la de los hermanos.-Ahora me cierra  (dijo el sol en virgo):   los extraños llamados de mi hermano - (relación que no tenía mucha fluidez)... Durante los primeros meses de la revolución  solar,  mi hermanito no dejaba de llamarme para hacerme preguntas insólitas (-¿Pablo, vos que sabés de esto, cómo se pega un cuerito en la canilla?- ¿ como me cuelgo del cable? ) y yo no tenía ni idea, ni  me interesaba tenerla, pero con tal de sacármelo de encima  (un pisciano muy colgado e insistente) averiguaba algo del tema que me había preguntado y le contestaba. Otro '¡Eureka!'  aprendí un montón de cosas que desconocía antes de tener el ascendente en géminis y motivado por la relación que tiene que ver con  casa 3, análoga a Geminis. Sí, ya sé, ustedes se preguntan por qué mencioné la casa III y de los vecinos nada. Sí, sí, también. Observen esta  breve anécdota: desde hace un tiempo empecé a interesarme  por el hebreo, lengua paterna que, quizás por rebeldía ( tanto urano que tengo), la había rechazado  y, charlando con mi vecina en ese viaje en ascensor que les había mencionado antes, me contó que su padre estaba estudiando Kabbalah con un rabino. Se ve que, por el interés con el que yo le preguntaba, tomó la iniciativa y ofreció darme el número de teléfono del profesor ... Hmm, esto se pone lindo: vecina, charla, teléfono, idioma, aprender  y kaballah  suena muy geminiano ¿no? Por último, si quisieran acaso abordar la cualidad  geminiana de la  multiplicidad desde una perspectiva virginiana ( o pueden evitar este análisis pasando al parrafo siguiente  al estilo Rayuela),  me gustaría que escucharan a Rene Guenon, quien diferencia dos tipos de multiplicidades: las cualitativas y las cuantitativas 'Por definición, la multiplicidad de abajo es puramente cuantitativa, y se podría decir que ella es la cantidad misma, separada de toda cualidad; por el contrario, la multiplicidad de arriba, o lo que llamamos así analógicamente, es en realidad una multiplicidad cualitativa, es decir, el conjunto de las cualidades o de los atributos, que constituyen la esencia de los seres y de las cosas'. Esto nos hace pensar  y observar la diferencia radical de un nivel de simbolización que nos conecta  con un orden principal  como una lengua sagrada (cualidad),  de un nivel donde la  multiplicidad o diferenciación  es considerada analíticamente, aritméticamente y sin ser referida a ningún orden superior, o sea, la pura cantidad  divorciada de la cualidad  como las lenguas por convención donde las palabras se han vaciado de contenido. Ahora sí, por último -si es que hay último- , pensando geminianamente, siempre nos reencontramos con la presencia del tres:  hay principio, medio y  final;  introducción, desarrollo y conclusión; pasado, presente y futuro; el todo dividido en tres, 3 es símbolo de relación, es  hilo conductor del movimiento: un hilo invisble que solo se deja  ver a los que tengan ojos para apreciarlo.